27 de marzo de 2015

Del Mediterráneo a Mesopotamia

¿Cómo se decía en turco "hola"? ¿Y "adios", "gracias" o (palabra crucial donde las haya) "desayuno"? Uno se acostumbra muy rápidamente al inglés de Chipre y mi solitaria neurona, en un acto de eficiencia espacial, deja aparcadas las pocas palabras de turco que llegué a aprender. Aparcadas, pero por suerte no olvidadas: merhaba, güle güle, teşekkürler, kahvaltı. Menos mal, porque cuanto más al este se dirigen nuestras pedaladas, menos inglés se habla. La calidad de algunos profesores de inglés no ayuda a que la gente lo hable: estuvimos tomando un té con uno de ellos en Osmaniye y su nivel de inglés no era muy superior al de mi turco... Por otro lado resulta confuso que mucha gente sepa decir correctamente y casi con acento de Oxford "where are you from?", que te da esperanzas para iniciar una conversación..., para después darte cuenta de que es lo único que saben decir en inglés. (Que quede constancia que yo no sé decir "de dónde eres" en turco, así que no critico.)


Primer kurdo, primera comida gratis, y todo en perfecto alemán
Por suerte también nos encontramos con gente que habla alemán muy bien, emigrantes retornados que han decidido que "el clima de Alemania, para los alemanes". O que simplemente ya les tocaba, como a Mehmet, quien tras treinta años en Colonia, "con bastantes colegas españoles en el trabajo" ahora disfruta de su jubilación en Turquía, con los 1.200€ que le paga mensualmente el estado alemán. "Poseo cinco casas", nos dice orgulloso, en las que viven sus hijos, a quienes no vio crecer. Durante treinta años solo veía a su mujer y a sus hijos durante las seis semanas de vacaciones. Imagino que sus hijos cumplen años por las mismas fechas...

De paseíto por Mersin, como por la Concha
Los primeros días tras la "rentrée" en Turquía seguimos rodando por zonas turísticas, pero de turismo eminentemente turco. Algunas veces los pueblos son atractivos como Kizkalesi y sus castillos, o tienen mucha vida, como Mersin, que parece La Concha donostiarra en un domingo, tooooodo el mundo paseando junto a la playa. Desgraciadamente la costa está jalonada de incontables y enormes bloques de apartamentos turísticos, entre los que se confunden -o se pierden- restos de castillos medievales, sarcófagos licios o ruinas grecorromanas... Pero hace bueno, el mar es una preciosidad, no hay apenas cuestas y, como dicen por ahí, la belleza está en el ojo del espectador...

Camino Ceyhan por la imposible de abandonar D400
Pedaleamos casi en línea recta hacia el este: Kizkalesi, Mersin, Tarsus, Adana, Ceyhan, Osmaniye. Buscamos carreteras menores, pero o no las hay o dan unos enormes rodeos, así que casi siempre terminamos en la concurrida D400, llena de coches y de camiones. Por cierto, que las carreteras de Turquía nos han sorprendido muy favorablemente, casi todas cuentan con arcén y son nuevas o están razonablemente bien mantenidas. Pero ojalá tuvieran menos camiones.

Poco después de dejar la costa, sobre todo a partir de Osmaniye, abandonamos también el llano y empezamos a subir cuestas, primero hasta los 1.000m de altura y, más adelante, ya en el Kurdistán, nos tocará subir hasta los 2.200m.

Impresionantes mosaicos del museo de Gaziantep, salvados por los pelos
Un par de jornadas más tras Osmaniye y llegamos a Gaziantep. O Antep, hasta que en 1973 le añadieron"Gazi" o "héroe de guerra". En fin, lo importante es que la ciudad es atractiva, tiene carácter, un magnífico museo de los mosaicos rescatados de la cercana ciudad romana de Zeugma; rescatados unas veces literalmente momentos antes de ser anegados por las aguas de una presa; y otras veces de las manos de los ladrones de arte, Pero lo más importante es que Antep es la capital mundial del pistacho, o fistikli en turco, y, por ende, del baklava. Hay baklavacis por todas partes y, os lo creáis o no, no dimos ningún espectáculo..., porque todo el mundo que va a Gaziantep se pone hasta las cejas de baklava. A donde fueres...

Baklava.... del bueno. No me digáis que no os provoca
Además del baklava, la sopa de lentejas y los socorridos "pide" y "lahmacun", esa especie de pizzas turcas, hemos seguido comiendo incontables kebabs. Casi cada ciudad tiene su especialidad y bautizan estos platos con mucha originalidad: Adana kebab, Sanliurfa kebab, Gaziantep kebab, etc. Creatividad al poder.

En comercios y talleres junto a la carretera y en absolutamente todas las gasolineras, la gente nos saluda y nos invita a tomar çay -el famoso té turco-, haciendo desde lejos el signo de girar la cucharilla. Si paráramos cada vez que lo hacen no habríamos avanzado ni la mitad de kilómetros... Una vez con el çay en la mano, la verdad es que, con su misérrimo o nulo inglés y nuestro nulo turco, la conversación no es muy fluida que digamos. Con gestos, el mapa y el traductor de la tablet salimos del paso y contestamos a las clásicas preguntas sobre de dónde venís, a dónde vais, dónde dormís, cuánto lleváis de viaje y poco más.

Puente sobre el Eúfrates
A unos 50km de Gaziantep cruzamos el Éufrates y entramos en Mesopotamia, palabra que quiere decir "entre ríos", esto es, la región entre el Tigris y el Éufrates. (Hay también una Mesopotamia argentina; ya llegaremos a ella más adelante). Los actualmente verdes paisajes de la meseta mesopotámica son enormes, con horizontes lejanos, inabarcables, casi africanos. La historia es también inabarcable: todo tiene miles de años, levantas una piedra y aparece una ruina hitita o asiria, las ciudades y pueblos han sido habitados desde tiempos inmemoriales (poblaciones de 6.000 o 7.000 años), más de uno aparece en el Antiguo Testamento.

Por Mesopotamia
Estamos en primavera y el tiempo anda loco: unos días de sol veraniego se convierten en lluvia y bajón de temperaturas, para después volver a salir un sol desafiante, seguido de nieve, para después caer una lluvia helada... En la meseta las noches todavía son frías y durante el día el sol cuando pega, pega fuerte, pero en cuanto hay una nube..., a ponerse ropa.

En otro par de jornadas llegamos a Sanliurfa. O Urfa, hasta que en 1984, envidiosos de Gaziantep, le añadieron "Sanli" o "gloriosa". Son como niños.

Sanliurfa vista desde su castillo
En Sanliurfa nació Abraham (o Ibrahim, para los musulmanes). Los oráculos le habían dicho al rey Nemrud que un niño nacido por esas fechas iba a destruir su reino, de tal modo que Nemrud ordenó matar a todos los recién nacidos durante un año. La madre de Abraham dio a luz en una cueva y ahí lo dejó escondido. Turnándose con una gacela para amamantarlo, en 15 meses Abraham creció nada menos que 15 años y así engañó al rey, que solo mataba bebés. La leyenda nada dice sobre qué ocurrió con las crías que esa gacela pudiera tener en el futuro, pero seguro que salieron grandecitas.

De charleta en Sanliurfa
La sensación de que uno dice adiós a Europa (geográficamente abandonada en Estambul, pero en otros aspectos seguíamos en ella) y entra en Oriente Próximo es cada vez más acusada, especialmente a partir de Sanliurfa: mujeres en chador tapadas de pies a cabeza o con pañuelos que las identifican como de tal o cual etnia o región (turcas, kurdas, sirias, yezidis,...); hombres con barba de varios días elegantemente ataviados con el şalvar (el tradicional pantalón bombacho) y que saludan con un "salam aleikum" en lugar de con el más turco "merhaba"; restaurantes (algunos) con secciones separadas para hombres y familias; cafés en plazas arboladas abarrotados de jugadores de backgammon o dominó y fumando como carreteros (tabaco de liar o narguiles) mientras te observan largamente...

Campo de refugiados sirios
Hay, por otro lado, mucho sirio, sea con estatus de refugiado o de residente (en algún sitio he leído que en Turquía hay unos 850.000, otros nos dijeron que un millón) y entre algunos turcos se escucha la letanía de siempre: que roban, que nos quitan los trabajos porque cobran una miseria, que no aprenden nuestro idioma, que reciben ayudas del gobierno sin tener voluntad de trabajar, que no se integran, que... La misma cantinela xenófoba en todas partes... De camino a Sanliurfa y cerca de Midyat vemos sendos campos de refugiados sirios, aunque utilizan el eufemismo "centro de alojamiento ciudad de tiendas de campaña".

El encarcelado Abdallah Öcalan
Además de en Mesopotamia, también entramos -aunque sus fronteras no están claras- en el Kurdistán turco. Los 20-30 millones de kurdos, históricamente nómadas, están distribuidos entre Siria, Irak, Irán, Turquía y Armenia. Desde que la caída del imperio otomano al final de la 1 guerra mundial los kurdos han luchado por su autonomía o independencia, y han sido reprimidos por ello. La mayor parte son sunies, pero muy tolerantes hacia otras religiones y sectas. El reconocimiento de mayor autonomía para los kurdos en alguno de los países crearía problemas en los otros, así que nadie abre la mano. A pesar de ello, en Turquía parece que se les está dando más autogobierno, el kurdo ya se enseña en alguna escuela y hay conversaciones de paz entre el líder kurdo del PKK Abdallah Õcalan, encarcelado desde 1999, y el estado turco para terminar un conflicto que se ha cobrado más de 40.000 víctimas.

Actor y político miembro del HDP
En Urfa nos juntamos a tomar té con un grupo de políticos kurdos. Como el PKK está prohibido, actúan bajo las desafortunadas siglas HDP, un partido legal y que, nos aseguran, "es lo mismo que el PKK". Nos invitaron a asistir al día siguiente a la fiesta kurda por excelencia. Nevruz (también escrito Navruz o Newruz), la llegada de la primavera o del nuevo año persa. Es una fiesta itinerante, que culmina en un fiestón en Diyarbakir al que atienden aproximadamente un millón de personas.

Celebrando Nevruz en Sanliurfa
El Nevruz de Urfa es menor, a pesar de lo cual bastantes miles de personas se congregan en una gran campa a las afueras. En un ambiente festivo, es una mezcla de celebración, exaltación del patriotismo kurdo y mitin político, con música, cantos y bailes regionales, peticiones de libertad para Õcalan e independencia para el Kurdistán, comida y bebida (sin alcohol) y, en fin, mucha socialización. La gente lleva los colores de la bandera kurda en ropas, cintas, sombreros o lo que sea. Otros y otras llevan ropas militares. Políticos del HDP nos saludan como si fuéramos representantes de algo. Coincidimos con un grupo de italianos que trabajan en diferentes ONG de apoyo al movimiento kurdo. En fin, todo bastante ruidoso, interesante y divertido.

Entre kilómetro y kilómetro...
De Sanliurfa seguimos hacia el este: Viranşehir, Kızıltepe. En las carreteras hay frecuentes controles policiales que parece que revisan todo con detenimiento, vaciando autobuses enteros si hace falta. Alguien me explica en perfecto turco (o sea, que a saber lo que realmente dijo), que los controles están por los kurdos y no por la cercana frontera siria. Frontera, por cierto, que está bastante calmada tras las victorias kurdas sobre IS.

Y ahí seguimos, pedaleando hacia el este. Pasaremos todavía unos días más en Turquía entre turcos, kurdos y arameos. Espero que podamos contároslo antes de cruzar a Irán.

Un abrazo


Turquía nos recibe de vuelta con un precioso amanecer
Pastelería en turco? Pastanesi. De la colección "pastelería es una de las primeras palabras a aprender en cualquier idioma"
Kizkalesi y su castillo en el mar
Iglesia-mezquita de Taurus
Diferente moda, pero también moda
Sobrecogedor interior de la mezquita Sabanci Central de Adana, la mayor entre Estambul y La Meca
La clásica bici turca, por 400 liras, unos 140 euros
Dejando atrás el castillo de la serpiente
Nos pasamos un día encerrados mientras diluviaba, y al siguiente mucho ruido pero pocas nueces
Dejando atrás el mediterráneo comienzan los puertos
Puertos con impresionantes vistas al otro lado
Acostumbrándonos a ciertas costumbres de estos lares. Resulta hasta gracioso el cero respeto por las colas o cómo se te plantan delante y te desplazan cuando estás admirando un mosaico.
Otra iglesia de Gaziantep convertida en mezquita
Primavera
Glorioso día por carreteras secundarias bajando al Eúfrates
En algunos pueblos y ciudades llevan el pañuelo desde muy pequeñas
El Eúfrates, el comienzo de Mesopotamia
Zumos de naranja y pomelo de temporada, y el socorrido doner kebab
Los alrededores del bazar de Sanliurfa
Aprendiendo el oficio desde jovencito
A la salida de la mezquita
Calentando motores en la fiesta de Nevruz en Sanliurfa
Con el sidecar a la salida del bazar esperando clientes
Berenjena, pimiento y ocra, sequitos
Ayudando a una leeeeenta tortuga en mitad del camino
Dominó, cartas, damas, backgamon... todo vale para entretenerse con un té. Muuuy rara vez mujeres, pero haberlas, haylas
De shopping por los bazares
Arriba a la izda, con un kurdo de Pamukale de vacaciones en Sanliurfa (comunicándonos en francés!), abajo a la derecha, un kurdo informático que estudió de Erasmus en Polonia, celebrando Nevruz. Las otras dos fotos, con los políticos del HDP.

2 comentarios :

  1. Hugo, creo que se te ha olvidado mencionar que algunos millones de Kurdos están también en Europa, principalmente Alemania. Por cierto, tras el intenso contacto con los Kurdos y participar en su "Aberri eguna", tengo una curiosidad: ¿os identificais como vascos? en caso afirmativo, ¿les dice "algo", nos conocen y les genera algun tipo de "solidaridad", como alguna vez se ha "mencionado" desde algún "sector"? Por otro lado, comentas que algunas mujeres juegan al backgamon, al dominó,..pero, ¿juegan también contra hombres o solo entre ellas? Gracias anticipadas por satisfacer mi inagotable sed de conocimiento!! Bssssss. IRZ

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que generalmente nos identificamos como españoles (lo cual deriva siempre al fútbol y al Real Madrid y al Barcelona), pero en un ambiente propicio como es una fiesta kurda, lo cierto es que hacemos gala de vascos, lo cual nos abre puertas, crea simpatías y complicidades. Hay de todo: hay gente que conoce lo vasco bastante bien y otros superficialmente, pero en general les suena. Unos se identifican con el ala más radical y nos meten en el mismo grupo que el IRA, otros saben que hay ciertas similitudes con los kurdos y poco más. También les suena el reciente movimiento independentista catalán.
      Sobre las mujeres jugadoras de backgammon, etc., realmente son minoría y, por lo que hemos visto, solo juegan entre ellas.
      Gracias por preguntar...
      Abrazosssssss

      Eliminar