12 de marzo de 2015

Chipre: "Los viajes, como los artistas, nacen, no se hacen"

Así comienza Lawrence Durrell su estupenda novela "Limones amargos", una mezcla de libro de memorias y relato de viaje sobre sus tres años (1953-56) en Chipre. No estoy muy seguro de qué quiere decir con esta frase o si estoy de acuerdo con lo que creo que dice, pero es una forma erudita de comenzar el blog, de no tener que pensar en un título original y queda molón.

Chipre, tercera isla más grande del Mediterráneo y por la que históricamente ha pasado todo hijo de vecino -fenicios, griegos, asirios, egipcios, persas, romanos, árabes, bizantinos, cruzados, lusiñanos (franceses), genoveses, venecianos, turcos, ingleses-, es la isla de Afrodita (o Venus para los romanos) y, por ende, del amor. Muchas lunas de miel por aquí. Algo menos romántico, también es la isla de las algarrobas, de las que se hacen dulces y pasteles. Ah, y también es la isla de los gatos, de los que hay a patadas.


Desembarcando del ferry en Chipre turco
Tras una noche de centrifugado marítimo (¿quién dijo que en el Mediterráneo no hay mala mar?) en el ferry de Tasucu (Turquía) a Girne (Chipre turco) no teníamos el cuerpo para grandes alegrías. El cielo parecía que tampoco y Girne nos recibió con lluvia y cielos grises. En Chipre, como ya hemos comentado anteriormente, el plan era tomárselo con tranquilidad y aprovechar su buen tiempo mientras en el este de Turquía pasaba el invierno. Pero esta lluvia y este frío... ¿es esto Chipre?

Entramos en el "no-país" (Chipre turco) sin problema alguno. Cuando ya habíamos comenzado a pedalear nos paró Pieter, un joven y animoso cicloturista belga que viaja en solitario y que, tras haber pasado la noche en el trailer de un camión, se disponía a coger nuestro ferry en sentido contrario. En "busca de aventura", tras Turquía e Irán, tiene intención de viajar por Arabia Saudí en dirección sur..., aunque cómo conseguirá el visado es un misterio, también para él.
El puerto de Girne

Saliendo del puerto con algo de lluvia y circulando por la izquierda (estos ingleses..., ya se podían haber quedado en casa sin colonizar a nadie), un desayuno nos entonó un poco el mal cuerpo que teníamos y fuimos a la búsqueda de alojamiento en Girne, sorprendentemente caro.

En Girne o Kyrenia no nos quedamos más de un par de noches, porque como dice la canción turca:

Si tuvieras que venir a Kyrenia, no cruces sus murallas
Si tuvieras que cruzar sus murallas, no permanezcas mucho tiempo
Si tuvieras que permanecer mucho tiempo, no te cases
Si tuvieras que casarte, no tengas hijos.

...más vale no arriesgar.

Un poco de historia reciente para que yo me entere...

Bandera de Chipre
En 1960, Gran Bretaña, potencia colonial, forzada por los disturbios grecochipriotas en busca de la independencia o de la "Enosis" (unión con Grecia), firma un acuerdo con Turquía y Grecia y con las comunidades turcochipriota y grecochipriota, para otorgar la independencia a Chipre. Los británicos se quedan con dos posesiones en donde tienen actualmente sus bases militares. El acuerdo que firman representa a ambas comunidades turcochipriota y grecochipriota en el Gobierno pero impone ciertas rigideces constitucionales que dificultan el gobierno de la isla y hacen que la relación entre ambas se tense, con líos entre ellos en 1963 y 1967.
Zona ocupada

Chipre mantiene una posición internacional neutral, pero determinadas conversaciones entre el presidente Makarios y la URSS ponen nerviosa a la CIA, que promueve el golpe de estado del 15 de julio de 1974, un golpe «pro-griego», apoyado por la dictadura griega de los coroneles. Turquía, con la excusa de proteger a los turcochipriotas, invade la isla y ocupa el tercio norte. Aunque el régimen de los Coroneles griego cayó 15 días después y Grecia se desvinculó del golpe chipriota, los turcos se quedaron. Así nace la República Turca del Norte de Chipre (de facto, aunque formalmente en 1983), solo reconocido por Turquía. El "no-país" al que antes me refería.

Zona británica
No siendo reconocido por casi nadie: ¿con qué pasaporte viajan los turcochipriotas? Por un lado, además de turcos y británicos, hay mucho inmigrante con su pasaporte de origen. Por otro, aquellos nacidos en la isla antes de 1960 o hijos de padre o madre nacido en la isla antes de esa fecha, pueden obtener el pasaporte chipriota. Si no quisieran, Turquía les emite un pasaporte especial.

El plan de la ONU para la reunificación de la isla de 2004 es aceptado por los turcochipriotas, pero rechazado por el 76% de los grecochipriotas (que conforman el 80% de la población).

Neófito es el dueño de un hotel de Polis. Viene de Agridaki, un pueblo de la parte turca en la que tenía una fábrica de aceite de oliva. La guerra del 74 les obligó a abandonarlo todo y a empezar de nuevo en Polis. Tras la reapertura de las fronteras ha visitado su antigua fábrica, todavía en funcionamiento. "Pero solo como un turista", nos dice con una sonrisa de resignación. "Esto es como lo de Ucrania", asevera, "igual. Todos están locos, los chipriotas también". Le gustaría volver a ver una Chipre unida, aunque no me quedó muy claro qué exigencias o esperanzas tiene sobre su antigua fábrica.

Legado británico: la isla está llena de señales de 65?? Ah, las 40 millas
Hay una nueva ronda de conversaciones en marcha, con la intención de crear una federación bicomunal. Pero no hay muchas esperanzas, a pesar de que un Chipre unido incrementaría el PIB anualmente en 2,8% durante 20 años y se aclararía el camino para la gestión de los yacimientos de gas encontrados cerca de la isla. Si el plan federal no funciona, tal vez sea el momento de la partición y reconocimiento mutuo. Ya veremos.

Con todo esto en la cabeza (bueno, más o menos) llegamos a la capital, que antes se llamaba Nicosia y ahora es Lefkosia en griego o Lefkoşa en turco (casi todas las poblaciones tienen varios nombres y a veces resulta un poco confuso) y es la última ciudad dividida del mundo. Las dos partes están tan cerca que se oye al muecín de un lado y al rapero del otro... Su famosa "línea verde" se llama así porque el militar británico que dibujó la frontera de separación entre ambas comunidades sobre un mapa utilizó un bolígrafo verde...

Zona "buffer" entre un Chipre y otro
En otras zonas de la isla el cruce de fronteras es un poco más aparatoso, aunque igual de fácil. Pero en todas partes hay una zona buffer o intermedia entre Chipre y Chipre turco controlada por la ONU. Los cascos azules desplazados en este momento eran argentinos y chilenos, que permanecen seis meses en la isla. No creo que tengan mucho trabajo. Algunas zonas de la región fronteriza son una preciosidad, pero desgraciadamente no se permite sacar fotos.

La isla está cuajada de banderas griegas y turcas (cada una en su lado, claro), generalmente acompañando a las respectivas banderas locales. Hasta hay una enorme "bandera" turcochipriota labrada en la montaña frente a Nicosia.

Una de tantas iglesias convertidas en mezquitas
En un principio solo visitamos la parte turca, pues posteriormente tendremos que volver a la griega para recoger el visado de Irán. La parte antigua de la ciudad está muy bien y se nota que se ha invertido dinero (parece que por la ONU). Llaman particularmente la atención las iglesias del s.XVI convertidas en mezquitas y un antiguo khan o mercado.

Tanta inmigración en la isla aporta, entre otras cosas, gastronomía variada: cenamos en un restaurante africano, que nos supo a gloria por los recuerdos (quién lo iba a decir) y por salir de la dieta del kebab, pide, burek.

Gastronómicamente hablando lo que más nos ha gustado -además de las naranjas y pomelos- son los meze, esa exaltación del tapeo de esta parte del Mediterráneo, con 15-18 platos que te van colocando sobre la mesa uno tras otro, con todo tipo de viandas, una buena manera de probar la comida local.

Desayunando en una terraza frente a la iglesia de San Lázaro, de lujo
En Larnaka nos reencontramos con Juanmari, y pasamos unos estupendos días de paseos al sol diurno y al frío nocturno, cháchara alrededor de una mesa, cervezas y poco más. Y nada menos.

Junto a Larnaka hay una buena laguna salada. Salada porque San Lázaro, al que un paisano le negó agua para beber, la convirtió en salobre; menos mal que era un santo y no un diablo. Está llena de flamencos, y a sus orillas se encuentra la cuarta mezquita más sagrada del Islam, tras las de Meca, Medina y Jerusalén. Lo es porque en este preciso lugar se mató la tía de Mahoma al caerse de una mula. No parece muy glamouroso matarse así, pero es lo que hay.

Chipre es un conocido destino para el kitesurf y tiene bastantes aerogeneradores. Eso quiere decir que el viento sopla; y sopla, como era de esperar, en dirección contraria a nuestro sentido de marcha.

Imágenes cotidianas
Limasol (o Lemesos) ya no es la ciudad que Durrell describía como un pueblo minero de los Andes, ni tampoco la ciudad en la que se casó Ricardo Corazón de León con Berenguela de Navarra. Ahora es una ciudad moderna, o realmente, dos ciudades: una para turistas, llena de hoteles y pubs y otra para los lugareños, peatonal, relajada, agradable. Se podría añadir una tercera ciudad, de nueva creación, en la marina, lujosa y a todo trapo, imagino que con los ricachones rusos y chinos en mente, de las que uno puede amarrar el yate frente a casa. Lo habitual, vaya.

En Limasol nos quedamos unos días esperando a que el tiempo mejorara. Lo de la lluvia helada y el viento huracanado en contra no nos cuadra en esta isla, leñe. Y menos la nieve que cae el 19 de febrero por toda la isla menos, por suerte, en Limasol. No tenemos prisa, ni visados que caducan, ni barcos que zarpan, así que esperamos tranquilamente en la comodidad de nuestro aparthotel (a 19€/noche).

[Releyendo estas notas pareciera que hemos estado en la Antártida. Sí, hemos tenido unos cuantos días de lluvia y frío, pero muchos otros han cumplido las expectativas y hemos podido pasear en camiseta, con un sol mediterráneo esplendoroso. Inmejorable, sobre todo cuando Donosti ha sufrido el febrero más lluvioso de los últimos, creo, 40 años. :o)]

Ruinas de Kourion, impresionante ubicación
De camino a Pafos visitamos las ruinas grecorromanas de Kourion -con su acústico teatro y la casa del potentado Efstolios- y la playa de Petra tou Romiou o Piedra de Romios -el lugar donde, según los chipriotas, nació Afrodita y cuyas aguas hacen fértiles a las hembras; menos mal que hacía frio y no apetecía el baño...-. El nombre de Afrodita parece que viene del griego Afros, espuma. La diosa se creó de la blanca espuma producida por los genitales del dios Ouranos, genitales previamente cercenados por su hijo Cronos, padre de Zeus. Dioses y santos tienen un temperamento que como para enfadarse con ellos.

Pafos, capital europea de la cultura 2017 en buena medida por las ruinas griegas de Kato Pafos y todos sus mosaicos. En Pafos coincidimos con el carnaval, que se celebra más tarde que el nuestro por aquello de seguir el calendario ortodoxo griego. Claramente no es el de Río ni el de Limasol, que debe de estar bien.

Península de Akamas
Tras el carnaval, el "lunes verde", día de fiesta en el que muchos chipriotas se van al campo a comer, beber y volar cometas. Aunque la verdad es que no vimos tantas, probablemente por el pertinaz sirimiri que deslució un tanto el día y a nosotros nos fastidió las vistas de la subida a Droushia.

Seguimos camino al norte de la isla. En la punta noroccidental no hay carreteras asfaltadas y, como había llovido bastante recientemente, nos desaconsejaron seguir por ahí. Eso implicó subir a las montañas, aunque no a la parte de Troodos con sus 2.000m de altura y su nieve, sino a algo más asequible, a los Altos de Akamas a 600m de altura.

Con el Padre Andreas en Droushia
Tal vez nuestras expectativas eran excesivas y posiblemente tenga más gracia subir aquí en pleno verano, a disfrutar de las terrazas de los pueblecitos a la fresca, viendo mar al norte, este y sur, mientras abajo en la costa se torran. A nosotros nos llovió, los pueblos estaban bastante muertos y las terrazas, cerradas.

En Droushia el Padre Andreas, a sus 26 años sacerdote ortodoxo tras siete de estudios teológicos, nos explicaba, todavía alucinado por nuestro viaje ciclista, por qué las iglesias ortodoxas griegas tienen asientos para los feligreses -a diferencia de, por ejemplo las búlgaras, en las que el servicio se atiende de pie-. Y es que sus ceremonias duran entre tres y tres horas y media. Tres horas y media de misa..., más que sillas yo pondría camas.

Tras los fríos de la montaña, a Polis, ya en la costa norte, pueblo de turistas ingleses, seguramente un peñazo en verano, pero ahora muy agradable. Unos días de buen tiempo y de buenos paseos entre naranjales y por las cercanas montañas.

Por Polis sin alforjas, gozoso
Kato Pyrgos, pueblo con sensación de "última frontera", fue el siguiente destino antes de volver a Chipre turco, a Güzelyurt, capital de la naranja turcochipriota.

Volvimos nuevamente a cruzar fronteras para ir la Nicosia grecochipriota. Los días en esta ciudad los dedicamos a visados (el de Irán), dentistas y otras aburridas pero necesarias actividades. Actividades que -siempre me digo para superar el tedio y animarme- nos acercan a la vida de los lugareños, no necesariamente ocupados en visitar monumentos y tomar cafés en las terrazas al sol. Reconozco que prefiero la vida relajada del turista aunque no sea tan "real".

Lupanar tras lupanar
Con el visado iraní en las manos y una sonrisa en los labios nos escapamos para la costa, ahora a Lapta. Oooootro cruce de fronteras. A la salida de la parte turca de Nicosia hay una buena concentración de lupanares de sugerentes nombres que desentonan bastante en el paisaje. Después de los lupanares, bases militares -tal vez no muy diferentes a los lupanares...-, y, por fin, el precioso mar, con las montañas Taurus de Turquía claramente visibles.

Campeonato de backgamon, viendo a Jürgen jugar
Antes de coger el ferry desde Girne para volver a Turquía le hicimos una visita a nuestro amigo Jürgen, a quien ya habíamos visitado durante este viaje en Ulm. Jürgen estaba participando cerca de Girne en un torneo internacional de backgammon, algo a lo que se dedica profesionalmente. Curiosa forma de ganarse la vida, ¿no?

Y eso es todo lo que dio de sí Chipre. No visitamos ni las montañas centrales ni el este de la isla, así que habrá que volver.

Ahora os escribimos desde Turquía. Ya os contaremos cómo nos va por aquí.

Un abrazo
Amanecer en el ferry camino de Chipre
Las bicis viajando con clase en el ferry
Castillo a la entrada del puerto de Girne
El puerto de Girne desde donde se veía Turquía
Precioso zoco de Nicosia turca
Iglesia convertida en mezquita
Camino de Lárnaca
Lárnaca
En Chipre todo pichichi pesca
Recuerdos del embarcadero del Naútico. Éste en Lárnaca
Buscando a los esquivos flamencos en la laguna salada de Lárnaca
Por fin, los flamencos
Camino de Limassol, el mar a un lado y las montañas al fondo en el otro
Y en medio, campos cultivados
Puerto de Zygi en la costa sur, camino a Limassol
Llegamos a un pueblo con apartamentos a 50 euros. No nos bajaban el precio, pero nos dejaron plantar la tienda en su garaje, y nos dieron té y dulces. De la colección "quién dice que los empresarios no tienen su corazoncito"
Por aquí salió Afrodita, en Petra tou Romiou. Por suerte, no se ven los testículos emasculados de Ouranos
Carnaval de Pafos
Mosaico romano en Casa Aion, Pafos, con chuleta con los nombres. Es la escena en la que el sátiro Marsias desafía a Apolo, divinidad lírica, a tocar un instrumento. Gana Apolo justi-justi con una treta, y a Marsias lo cuelgan y desollan vivo, por retar a un dios, naciendo de su sangre el río Marsias. Eso cuentan en las Metamorfosis de Ovidio, interesantísimo ;)
Patrimonio de la Humanidad. Pafos. Mosaico laberinto de Teseo, Ariadna y el Minotauro.
Pafos. Futura capital de la cultura europea
El teatro de Pafos
Fuerte medieval en Pafos
Anochecer en Pafos
Durmiendo con estilo en Pafos

Transparentes aguas del Mediterráneo
Lunes verde, a volar cometas
Chipre tiene sus carriles bici, pero no siempre se respetan... (como en tantos sitios)
Polis y alrededores desde la montaña
Península de Akamas. Quizá la próxima en Kayak?
Clásico Cristo en las cúpulas de las iglesias ortodoxas
Se huele la primavera
Almendros en flor, como los de Garrovillas de Alconetar!
Montañas chipriotas
Qué tiempos los de las motos. De la colección "en bici puedes comer como un caballo sin que te salga triponcio motero"

Desde las ruinas de Vouni
Un gusto de mar
Iglesia Ortodoxa de Agios Mamas en Güzelyurt
Glorioso meze vegetariano
cc
Talattouri (crema de yogurt y pepino, muy similar al tzatziki), puré de patata con ajo y limón, muhammara (crema de pimientos y nueces), humus, pan de pita, salata horiatiki (ensalada "de pueblo"), ensalada de perejil (especie de tabulé), y baba ganoush (crema de berenjena). Y ya, por si leéis esto en horas de hambre, no os pongo fotos de las deliciosas mousakkas, el kleftiko de Hugo (cordero en cazuela cocinado horas en horno cerrado), los stifados de ternera, el halloumi (queso chipriota a la brasa), las dolmades (koupepia en Chipre, hojas de vid rellenas), las yemista o verduras rellenas, el pastitsio (especie de lasagna), las loukanika (salchichas "de pueblo")... Pero qué bien hemos comido en Chipre....
Otra de tantas iglesias convertidas en mezquitas, esta vez en la parte griega
Iglesia Panagia Chrysaliniotissa de Nicosia
Los graciosos minaretes
Detalle de un muro entre los dos chipres
Banderón turcochipriota en la montaña
Camino a Lapta
Pinchazón con un clavón
Último anochecer en Chipre
Novedad en el blog. En la versión web del blog hay un link a mi
perfil de Instagram, donde publico mis "avances" siguiendo
divertidos retos de Instagram (@biciyoga)

8 comentarios :

  1. En Kızıltepe a 6ºC, con lluvia que cae, a 6km de Siría, con bombas que si no veis caer, casi las oiréis, impresiona ver la linea horizontal de vuestra ruta que cruza el Eufrates y el kurdistan turco.
    Ruta horizontal paralela al sur con la frontera del caos.

    Que veis? Qué sentís? Se vigila al turco, al kurdo, al sirio? Está militarizado? Tranquilo? Hay militares occidentales(OTAN,...), además de turcos? Hay-veis campos de refugiados, familias de escapados por las calles y puebles?
    No me extiendo en más preguntas. Simplemente, contadnos algo de lo que veis, sentis, imaginais.

    Fuerte abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira que me vas a hundir mi próxima entrada en el blog...:-) Efectivamente, estamos muy cerca de Siria, pero por la frontera, aparentemente gracias a la acción de los kurdos, la cosa está muy tranquila. Incluso hace unos días se celebró en Kobane -ciudad fronteriza en Siria y escenario de enfrentamientos entre IS y los kurdos- el Navruz, la fiesta de año nuevo kurda. Estuvimos al día siguiente de la celebración con unos políticos en Urfa hablando sobre esa zona y nos confirmaron que todo estaba en calma.

      Sí que hemos visto campos de refugiados y todos los días te encuentras a sirios (hace unos minutos me ha cortado el pelo un peluquero sirio). Unos están de paso (un chaval sirio me dijo que dentro de cinco meses esperaba que le trasladaran a Europa), otros ya más integrados. Lo cierto es que en esta zona son casi los únicos que hablan algo de inglés, así que suele surgir el contacto. En ciudades como Sanliurfa se les puede distinguir por sus vestimentas o pañuelos, pero en general si no te lo dicen, yo no sé distinguir a un kurdo de esta zona de un sirio.

      En las carreteras se ven también bastantes controles policiales, pero parece (digo parece porque la explicación que me dieron fue en turco...) que los polis están para controlar a los kurdos. Es posible que la celebración de Navruz, que otros años ha visto follones entre el millón de asistentes en Diyarbakir o los miles de espectadores en otras ciudades, haya aumentado los controles. Lo podré confirmar en los próximos días.

      Lo que sí sentimos...es que hace un frío del copón. Dejamos hace unos días el Mediterráneo en camiseta... y anteayer nevó en Mardin, donde estamos ahora. Esperemos que mejore...

      Eliminar
  2. Otra pregunta:
    En todo el viaje, Qué fotos tan bonitas de cielos, nubes, colores.....
    Las filtrais, tratais, intensificais colores?
    Qué bonitas hay!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te voy a desvelar aquí todos los secretos de la artista, pero sí, además del trabajo de elegirlas, recortar alguna, etc. Bego las sube a Google, y Google automáticamente te las "retoca", una caña.

      Eliminar
  3. Y aún una pregunta más, jujuju:
    - En Chipre sale una foto de un pinchazo. Antes en el blog, salía la información de los kms, países, caídas y pinchazos.
    Ya no salen caidas y pinchazos, y era muy divertida competición. Volved a informar, jujuju!!!!
    Qué tal el mantenimiento de las bicis, sobre lo que ya hicisteis un comentario?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y vaya pedazo clavo el que me pinchó la rueda, eh? Últimamente hemos sufrido un pinchazo cada uno y yo además una caída de esas tontas, casi parado y por ende, sin consecuencias. Tal vez me anime y vuelva a meter esa información...

      Sobre el mantenimiento de las bicis, la verdad es que no les dedicamos ni mucho tiempo ni cariño. Pero es que tampoco tenemos incidencias: ruiditos, roces, algún cambio de zapata, limpieza y engrase de cadena y poco más. Supongo que el circular casi siempre por asfalto ayuda a que vayan bien. Creo recordar que en Irán las carreteras también estaban bien. Supongo que cuando lleguemos a los "stanes" la cosa cambiará y tendremos que preocuparnos más de ellas...

      Eliminar
  4. Me sorprende que, con la facilidad para socializar con los locales, no hayais salido en un botecillo a pescar con algun lugareño en el mediterraneo. Un abrazo.IRZ.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo en menos de un 90 pies no me subo, uno tiene que cuidar su imagen...

      Eliminar