24 de agosto de 2009

Yobo, yobo, bonsoir, ca va bien, merci!


Togo nos habia dejado un poco frios, asi que el contraste con la primera etapa de Benin, Grand Popo, fue importante. Recordaremos Grand Popo por su larguisima playa con olas y corrientes con instintos homicidas, su agradable "Auberge" con piscina (piscina para los cobardes, claro) y por haber conocido a Enrique y Javier. Estos dos grandes viajeros nos obsequiaron con buena conversacion, interesantes contactos y, sobre todo, sobre todo, un jamon iberico, un queso parmesano (el mismo que el anonimo nos indicaba en un mensaje) y unas aceitunas rellenas que nos supieron a gloria. Poco nos falto para hacerles la ola. Huelga decir que tales manjares duraron en nuestras manos lo que el agua en un cesto.

Ouidah, nuestro siguiente destino, es otro lugar clave en las rutas de los esclavos y tambien del vudu, asi que la ciudad esta cuajadita de alegorias a lo uno y a lo otro. Todos los eneros se celebra aqui un gran festival de vudu, que se comienza con el degollamiento de una cabra, asi, para abrir boca.

Aparentemente alguna guia coloca a la ciudad de Abomey, capital de los antiguos reyes de Dahomey, al mismo nivel de mito africano que Timbuctu y Zamzibar, algo asi como los tres lugares que hay que visitar en Africa.


Los reyes de Dahomey, de los cuales ha habido doce (1635-1900), eran unos dulces angelitos. Su primer mandamiento era el de dejar a su sucesor un reino mayor que el heredado. Asi que a guerrear (es verdad que a veces crecian por otros medios) y a conseguir esclavos, todo bien sazonado con los preceptivos sacrificios humanos y animales. De vez en cuando mataban a sus enemigos untandolos en aceite de palma y dejando que las hormigas se los comieran. Algun que otro trono descansa sobre calaveras de los enemigos. Y las mismas amazonas (porque las mujeres guerreaban tanto como los hombres) pagaban con su cabeza cuando, tras haber prometido conseguir, por ejemplo, tres cabezas enemigas, llegaban de la guerra solo con dos.

Entre guerra y guerra los reyes se lo pasaban bien. Tenian unas 4.000 (si, cuatro mil) mujeres e infinidad de esclavos. Cuando morian, 41 (numero sagrado) mujeres eran enterradas con el, para que siguiera disfrutando en el mas alla. Todavia hoy en dia, dos mujeres duermen (no hemos podido confirmar si cada noche o cada cinco noches) en el antiguo lecho del rey, que ademas es la choza donde esta enterrado. Alegria p'al cuerpo.

Al ultimo de los reyes los franceses lo desterraron a Martinica y despues a Argelia, donde murio.

De Abomey dirigimos nuestros pasos al pais Agonlin, una zona menos turistica de Benin, aunque ya visitada por alguna agencia catalana de turismo responsable como Temps d'oci, con cuyo especialista en Africa, Joan, y un grupo de amigos, nos encontramos. Gracias a ellos pudimos asistir a unos bailes de mascaras con partes moviles en Sowe (estos bailes son patrimonio de la humanidad). En un momento de exaltacion de la amistad entre los pueblos de mundo (y sin copas ni nada), Bego se arranco con unos bailes que riete tu de la Pavlova. Los catalanes hicieron entrega de una placa y una senyera para inmortalizar el evento.
Mientras tanto, en Gbaname (el pueblo mas importante de la zona y donde nos alojamos) un cura curandero, cura cosas de brujeria y exorciza a la gente, en ceremonias que duran todo el dia, hasta las cinco de la manyana, cada jueves. Es tal su fama, que asisten gentes de todos los pueblos de la zona, hasta de otros paises.

Es precisamente contra el efecto apisonadora de las religiones cristiana y musulmana y de la civilizacion occidental, contra lo que pretenden luchar proyectos como el de Joan, haciendo que los nativos no pierdan las tradiciones. Otra cuestion seria la de si todas esas tradiciones deben ser preservadas o de si por el mero hecho de interactuar con los occidentales, las tradiciones cambian.

Tambien tuvimos oportunidad de visitar poblados Mbororo (o fula, fulani o peul). El lector atento recordara que ya conociamos estas etnias semi-nomadas ganaderas, pero hasta ahora las habiamos visto en mercados como el de Gorom-Gorom en Burkina Faso: las mujeres con sus vistosisimos trajes, tatuadas y llenas de joyas y abalorios. Esta vez estuvimos con ellos en su habitat, rodeados de vacas (y moscas, claro), terneros recien paridos y ninyos analfabetos (los nomadas, aunque como estos permanezcan cinco o seis anyos en el mismo lugar, parece que no llevan a sus ninyos a la escuela).

Cambiamos de paisaje y de etnia. Ganvie es otra poblacion mas en la larga lista de "la Venecia de...". No teniendo 
los majestuosos palacios e imponentes edificios de la Venecia italiana, la de Benin, tambien tiene un cierto duende que la hace muy atractiva. 27.000 benineses de la etnia Tofinu viven en este pueblo, en palafitos de bambu, madera y paja, sobre el lago Nokoue. Una pena que el dia estuviera gris y las fotos no le hagan justicia. Pasamos la noche en uno de esos palafitos, un pequenyo hotel de once habitaciones, en las que si algo se te caia al suelo, desaparecia entre las rendijas para hundirse en el lago.


De ahi y, tras una parada tecnica en Cotonou (nada mas, pues no tiene nada para ver y si fama de peligrosa) fuimos a la capital administrativa de Benin, Porto Novo, a pocos kilometros de la frontera nigeriana. Una ciudad tranquila, con edificios coloniales de influencia francesa o brasilenya (bastante derruidos todos, pero bueno), museos interesantes como el etnografico (con mas historias de mascaras, vudu, fa, etnias, etc.), fiestas callejeras con mascaras persiguiendo a ninyos (como nuestras castizas fiestas de gigantes y cabezudos), un hotel bastante desastroso regentado por retardados mentales y poco mas.


Por ultimo, el tituto de este blog "yobo, yobo, bonsoir, ca va bien, merci" es el estribillo canturreado con el que absolutamente tooooodos los ninyos de Benin nos saludan cuando pasamos. Supongo que cuando vengan algunos turistas mas, los ninyos se cansaran...

Y de aqui, a Nigeria, desde donde os escribimos.

Un abrazo

3 comentarios :

  1. Habéis visitado Tombuctú y Abomey, solo os queda Zanzibar y acabáis con el continente, ¿no?. ¡Menos mal que Zanzíbar está en la otra punta! El resto de los mortales(profesores, los demás no cuentan)¡mañana empezamos a trabajar!y, claro, en la tele ya nos están martirizando con el consabido"síndrome posvacacional",¿os suena de algo la palabreja? Para finalizar a lo donostiarra, hemos estado esta mañana en la Concha, "marcoincomparable...mente lleno",no como esas playa de Grand popo. Eso sí, hace un calor como el de allí, que acabará en galerna. En fin, que sigáis disfrutando, los elegidos de los dioses.¡Ojo con el vudú!Muxus Bel

    ResponderEliminar
  2. Soy Enrique, uno de esos viajeros a los que Hugo se refiere al describir la etapa en Gran Popo. Tengo que decir que para Javier y para mí fué un verdadero placer compartir con Hugo y Bego unas horas de anécdotas e historias de los respectivos viajes (la verdad, afortunadamente, es que había mucho que contar). Si, es cierto, nosotros compartimos algo de comer con ellos pero a cambio recibimos mucho más en forma de conocimiento, no sólo por sus relatos sino porque también por los libros que nos regalaron. Al regreso he hablado mucho de vosotros y de vuestra experiencia por ser excepcional, dífícil y más dura de lo que la gente pensará, pero única. Seguro que el resultado final será altamente satisfactorio. Veo que finalmente os acercastéis a ver a los Peules y otros poblados en Gbaname ¿Tenían algún recuerdo de nuestro paso que podáis relatar publicamente? Seguramente no....

    Bueno, que ya estoy currando así que mucha suerte para lo que os queda por delante y que sigáis disfrutando lo más posible.

    Un abrazo. Enrique Romero

    ResponderEliminar
  3. Hola soy Javier (Barcelon), solo quiero mandaros un fuerte abrazo, tal y como comentó Enrique la velada con vosotros fue entrañable. Mucha suerte y disfrutar, sufriré los ataques de envidia en soledad.

    ResponderEliminar