18 de julio de 2009

Au revoir Burkina Faso

Dejamos atras Burkina Faso. El verde sur, el desértico norte, su ritmo de vida tranquilo, gentes amables y unos cuantos sitios interesantes. Según nuestra guía Burkina iba a estar peor que Mali, pero allí donde hemos estado no hemos tenido esa sensación. Algunos cooperantes ven el futuro con optimismo y hablan de aumentos en esperanza de vida y escolarización a un ritmo que en su día no vieron muchos países europeos.

Sesenta etnias con sesenta idiomas diferentes, y en los mercados para entenderse hablan el diola, que no es la lengua materna de ninguno. De locos. Nos salva que en el colegio estudian en francés. Los burkinabés se sienten muy orgullosos de su país, y son grandes defensores de la familia, sus costumbres y tradiciones, y se percibe. Y las mujeres parecen tener un papel mas importante, aunque en las zonas rurales siguen llevando la mayor parte de la carga.




Comenzamos en Bobo-Dioulasso, una ciudad acogedora, con un gran mercado llamativamente relajado, una mezquita de adobe visitable, y un barrio antiguo donde todavía actualmente viven separados en animistas, musulmanes, herreros y griots. Los griots, Bel, ya no tienen mucho negocio animando veladas y ceremonias con sus epopeyas y música, ahora que existe tele y equipos de música, y su zona es una sucesión de tiendas de souvenires.

En el mercado vimos prácticamente lo mismo que en todos los mercados de ciudad, frutas, verduras, carne, condimentos... Que nos llame la atención el pescado seco, las placas solares, cubiertos hechos a mano, linternas de leds de todas las formas y colores, la ropa de segunda mano que no sabemos de donde sale, pero que se parece mucho a lo que en Donosti acaba en los contenedores de Cáritas, hojas de baobab secas y molidas, según explicación de las mozas a Hugo (foto), y un sinfín de cosas más. También sorprende el precio de algunos objetos, y una se acuerda de aquel video tan bueno, "the story of stuff".


De allí al SE, a Banfora, donde pasamos algunos de los mejores días del viaje hasta la fecha, con una moto por pistas de tierra roja, visitando cascadas, escalando formaciones rocosas estrañas, conos tortuosos y cúpulas esculpidas por los elementos, haciendo kilómetros flanqueados por enormes árboles, con los campos y caminos llenos de gente preparando la tierra, en un ir y venir constantes, y paseando en barca en un lago viendo hipopótamos al atardecer. Simplemente genial.

Parada obligatoria en la capital, Ouagadougou, para solicitar el visado a Ghana en su embajada.

En el norte nos tocó lluvia. Allí la tierra es dura como el cemento, no absorbe el agua y se forman unos ríos impresionantes que bloquean las carreteras.

Conseguimos llegar a Bani, que nos produjo sentimientos encontrados. Pueblecito con ocho mezquitas de adobe llamativas, siete de ellas en ruinas y sobre una colina, mirando a la octava, ya con minarete y medio menos. Digo ya porque eran más "jóvenes" que nosotros, habían sido construidas a finales de los setenta por voluntarios musulmanes venidos de doquier, y ahora el pueblo no podía mantenerlas y la presión sobre el turista era fuerte.

Más al norte nos quedamos bloqueados en Dori. Pensé que el desánimo podía llegar a vencer la curiosidad que sentíamos por continuar norte. Al menos la docena de persistentes "guías" que revoloteaban 24horas a nuestro alrededor lo intentaron con saña. Conseguimos continuar al dia siguiente pero llegamos a un punto donde nuestro minibus no podía seguir, pero vimos uno grande que sí lo lograba, gracias a unos valientes que le marcaban la carretera (ver foto) así que nos subimos al techo del minibus, agarramos las mochilas y nos tiramos al agua. Hugo en canchonchelos y yo, no teniendo muy clara la reacción que podría provocar mi tanga, con pantalones. ¡Qué imagen! El bus que se marchaba y yo a lo Kate Winslet en Titanic, dándole al super-silbato que tiene incorporado mi mochila para que nos esperaran. Lo logramos.


El objetivo era llegar a Gorom-Gorom sí o sí ese jueves, porque era día de mercado y prometía. Cumplió las expectativas. Ellas. Esas mujeres que llevan encima toda sus pertenencias en forma de joyas. Pendientes, brazaletes, abalorios en el pelo, collares... Llegaban andando, en burro, en carro... Mientras los hombres en sus coloridos turbantes, se ocupaban del mercado de ganado.

A la vuelta un camión bloqueó la carretera, así que de nuevo al agua, y para alegría de Hugo que se moría por ir en camión, eso fue todo lo que encontramos. Por suerte uno sin carga. En todos estos países es habitual ver camiones sobrecargados, que destrozan las carreteras y permiten pasajeros que se juegan la vida balanceándose encima y agarrándose a lo que pueden. Como también hay occidentales que se montan en una patera para vivir y contar la experiencia. A mí me queda mucha Africa por ver.

Regreso a la capi y hacia el sur, a Tiebelé. Un pueblecito donde las mujeres pintan sus casas de adobe con curiosos motivos blancos, rojos y negros, todos con su significado, convirtiéndolas en construcciones muy atractivas. El área y los pequeños pueblos de alrededor se prestaban a ser recorridos en bici y así fue.

Todo ello antes de cruzar a Ghana por un pueblo aun menor aprovechando que era día de mercado y había coches al mismo desde Burkina y desde Ghana. De Ghana llegaban camiones cargados con nhame y era curioso ver a todas unas señoras escalar por los laterales del camión para controlar su parte de la carga, y ver luego como los iban descargando pieza por pieza.

Estamos en Ghana donde no hemos alcanzado a ver a Obama, pero eso ya os lo contará Hugo...

Agur,

8 comentarios :

  1. Hola parejita:
    Ya veo que continuais avanzando, lentamente pero avanzando, y que nuestro Hugo se esta quedando en los huesos (normal entre la dieta de arroz y bego con ropa sexi todo el día).
    Cuidaros y seguid con esta aventura

    ResponderEliminar
  2. Bego, no sabía que te habías llevado la express pintada de rojo (ver foto nº5), es que es incombustible la furgo esa, pero claro, pasar ríos es otra cosa.

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué pena que no viajéis otra vez con un ataúd en el coche! Hay un anuncio en la tele (de no sé qué) que habla de la costumbre de hacer féretros divertidos y curiosos que representan características de la vida de la persona muerta, es una forma de honrar a los muertos. ¿Habéis llegado a verlo (el anuncio)? De todas formas parece que en Accra el transporte es bastante bueno y las carreteras también. Ah, y no confundáis los taxis con el transporte privado, algo que debe ser bastante habitual con los extranjeros. Una pista: los taxis tienen color amarillo con negro con letras, mientras las privadas son de color blanco con letras negras.

    Una historia: Ananse, la araña, es un divertido personaje, sabio y pícaro, que aparece en cuentos tradicionales de Ghana. Cuentan que, como ella sabía que no era inteligente y le daba mucha rabia, decidió robar toda la sabiduría del mundo y meterla en una calabaza. Al poco de iniciar el viaje ya estaba su calabaza llena, pero no sabía dónde guardarla. Miró alrededor y vio un árbol altísimo y pensó: "si pudiera ocultar mi sabiduría en ese árbol, nadie me la podía robar". Así que empezó a subir, pero cuando llegó lo más alto, la calabaza pesaba tanto que se volcó y se derramó su contenido al viento. La sabiduría voló y se repartió por toda Ghana. ¡Por eso toda la gente de Ghana es tan inteligente!
    En fin, a ver qué veis antes, alguno de esos ataúdes, gente inteligente a mansalva o un transporte estupendo!!!. Muxus. Bel

    ResponderEliminar
  4. Hola muchahcos, ya veo que entre correr las vacas en san fermin, despedir a los gigantes y demas correrias los estais pasando genial. Lo del asalto al camión debio ser divertido. Por lo que veo parce que tu express la han tuneado y llevado a Africa. Como aguanta.
    Hugo, come un poco mas que te estas quedando en los huesos. Bego, aver si pones una foto, que ademas de verse las maravillas que nos enseñais, te veamos la cara. No hace falta la del tanga del rio...

    Besos chicos.

    ResponderEliminar
  5. Hola chicos vaya ritmo que llevais os vais a estresar y todo. Bego pon mucha atención en los abalorios de las mujeres del mercado para que me des ideas cuando vengas, aunque el bicho de casa no me da mucha tregua para dedicarme a mi vicio.
    Un beso para los dos y mi padre sigue con envidia.
    Mónica

    ResponderEliminar
  6. Acabo de venir de mi periodo vacacional, comparado ocn vosotros no hay vacaciones. Es maravilloso seguir vuestro block, ya que me hace sentir como un pequeño animalito pegado a vuestra mochila aunque sólo disponga de un pantalla ordenador. De esto debería salir al menos un libro. Un besazo. May

    ResponderEliminar
  7. Yo fui a Donosti tan ricamente y me dijeron que la Bego y el Hugo estaban de safari por Africa. Luego me meto en vuestro blog y resulta que es mejor que el national geographic o el planet Earth!..... en fin, que me lo he pasado fenomenal y que entrare mas a menudo. Me lo he pasado pipa con vuestras historias... vamos,que estoy muerta de envidia ..:)
    Muxetes (algun dia yo tambien....)

    ResponderEliminar
  8. Hola de nuevo!
    La verdad es que dais una envidia... Nos imaginamos, en vista de las magníficas fotos que incluís en el blog, que merecerá la pena ver el reportaje fotográfico que os traeréis a la vuelta.
    Esperamos, pues, que nos aviséis tras vuestro regreso para verlas y ponernos los dientes aún más largos.
    En fin que el único continente que nos queda a Javito y a mí por ver es África que, a buen seguro, será si no el próximo, uno de los siguientes destinos.
    Un besazo a ambos y que os vaya bien en lo que os resta de aventura.
    Sagra

    ResponderEliminar