21 de agosto de 2014

Luces de Bohemia


Un título bastante manido, ¿no?, pero es que describe muy bien estos días por la República Checa: lo llamamos "de Bohemia", porque es la zona de la República Checa que hemos visitado y hablamos de "luces" porque nos ha encantado.

Pero vamos por partes. Escribimos nuestro último relato viajero desde el idílico retiro de un spa (o espá en cristiano) en las boscosas colinas bávaras. (Es duro y abnegado esto del cicloturismo...). Esos bosques bávaros en los que nos encontrábamos se unen con los bosques de Bohemia, por los que más adelante pedalearemos unos cuantos kilómetros, formando así la mayor región boscosa de Europa.

Meandro Schlögen del Danubio "Azul"
Desde el espá bajamos de nuevo hasta el Danubio y, cruzando rápidamente a Austria, disfrutamos de una de
las zonas más bonitas del río (así lo indican las guías). En esta zona el Danubio forma meandros en un parque natural, pequeños pueblos jalonan las orillas del río, hay campings y terrazas donde descansar... Pena que el río no tenga nada de azul, como machaconamente nos indica el vals, sino un marrón chocolate que poco invita al baño.
Ciudad de Linz, Austria

Tras pedalear unos 100km por fáciles y bien señalizados caminos llegamos a Linz. Bueno, la entrada a la ciudad sí fue algo compleja, pues nos saltamos un ferry y terminamos metidos en una carretera..., pero los austriacos parecen gente respetuosa para con los ciclistas.

Linz nos gustó. Una ciudad compacta, con casi todos sus atractivos en una calle y sus aledañas, y una parte vieja muy animada. Fue capital europea de la cultura en 2009 y está todo impecable. Ayudó que, gracias a los puntos de Iberia nos alojáramos en un pedazo hotel en el mero-mero, con un desayuno de esos que tanto nos gustan.

Entrada a República Checa
En Linz abandonamos durante una temporada el Danubio para subir hacia Chequia, pernoctando antes de cruzar la frontera en algún pueblecillo del norte de Austria.

La austro-checa es otra de esas fronteras que cruzas prácticamente sin enterarte. ¡Viva Schengen! Nuestro primer destino en la República Checa fue Cesky Krumlov, pueblo del que reconozco que yo no sabía nada hasta leer hace unos meses a Paco Nadal un blog sobre este pueblo y que, sin embargo, es patrimonio de la Unesco, y que se supone que es, tras Praga, la localidad más bonita de Chequia.

Cesky Krumlov
Encajonada en un meandro del río Moldava, fue recuperada del abandono hace pocos años por artistas que, tras renovarla y devolverla, digámoslo así, al circuito turístico, ahora han vuelto a abandonarla, imagino que con pingües beneficios, para dejarla en manos de hosteleros. Es muy turística, que duda cabe, pero es una preciosidad.

De ahí, por caminos bien señalados (aunque hemos visto pocos cicloturistas, desde luego nada que ver con Alemania o Austria, Chequia tiene una excelente red de rutas ciclables, que ya la querríamos en nuestro país) y un tanto escarpados (cuestas cortas pero potentes) llegamos a la preciosa plaza principal de Ceske Budejovice, ciudad conocida en otras lenguas como Budweiser (!). Dicen que beber cerveza es una de las mejores maneras de hidratarse... Y nosotros, disciplinadamente, nos hidratamos bien :-)
Codillo y cervezota

Con casi 150 litros de cerveza por habitante y año (otras estadísticas lo fijan en 132 litros), los checos son los campeones del mundo mundial en lo que a beber cerveza se refiere, bastante por delante de austriacos (108 litros) y alemanes (106 litros). En España sólo se beben 68 litros (datos de 2012), pero es que los centroeuropeos juegan con ventaja, pues sus cervezas son relativamente más baratas. Más baratas, por ejemplo, que el agua.

Así cualquiera.

Nepomuk, donde nació el Santo Nepomuceno!
Desde Budweiser seguimos por pueblos y ciudades de Bohemia como Hluboka (con un pastiche de castillo estilo Windsor), Tyn nad Vltavou, Pisek, Nepomuk y muchos otros, la mayoría pueblos preciosos, bien cuidados ... y algunos (pocos) hechos un desastre, medio derruidos, reminiscencias de épocas soviéticas.

Por el camino, bosques y más bosques, bosques por todas partes, en general densos y oscuros, con mucho pino. Hemos visto poca vida animal, algunos ciervos y poco más, no sabemos si por la caza (como se muestra en el castillo de Hluboka, lleno de trofeos cinegéticos hasta arriba)... o por estar escondidos en el bosque. El caso es que se ven menos animales que en los países vecinos.


Desniveles del 12% y más... :(
La ruta nos llevaba hacia Plzen, más conocida como Pilsen, cuna de uno de los principales tipos de cerveza en el mundo. Nuevamente dimos buena cuenta de la bebida local (ah, y también de la coca-cola autóctona, la Kofola), más que nada porque es casi una obligación por parte del visitante el conocer la gastronomía de la zona :-). Ésta, por cierto, consiste básicamente en cerdo, pato, caza, una especie de albóndigas hechas de patata, pan o algún tipo de harina, patatas y coles varias. Rica y apetecible sobre todo en invierno..., y bueno, con el verano que están teniendo, pues también en verano.

Pilsen en obras preparándose para el 2015
Pilsen, además de por la cerveza, es otra estupenda ciudad de Chequia y eso que, como va a ser la próxima capital europea de la cultura en 2015, la hemos tenido que ver con bastantes obras en marcha.

Seguimos el recorrido por más bosques hacia el noroeste por la minera Stribro, la termal Marianske Lazne (que quiere decir los "Baños de la Virgen María" en checo, y por donde anduvieron Chopin, Wagner, Kafka o Strauss para tomar sus aguas), la pintoresca Cheb con su elegante y bien cuidada plaza, y la fronteriza y ligeramente tenebrosa Aš (¿por qué en las fronteras siempre hay gente rara?).

Ciudad termal de Marianske Lazne
Intentamos meternos por una vía ciclista bautizada como "telón de acero", pues sigue la antigua división entre las dos europas de la guerra fría, pero nos atacaron millones de mosquitos chupasangre asesinos (a buen seguro mosquitos criados en la época comunista para evitar que los pobres checos cruzaran la frontera) y la abandonamos para seguir otras rutas más convencionales antes de cruzar, por una frontera sucintamente indicada por un par de señales al final de un camino (como cambia todo: antes no te dejaban cruzar la frontera, ahora ni te enteras de que lo has hecho), nuevamente a Alemania, desde donde os escribimos.

Un abrazo
Ferris en el Danubio

Bad Leonfelden, pueblo del norte de Austria

Vyssy Brod sobre el río Moldova que seguimos unos cuantos kilómetros

Esta leyenda es para Pani: "caminante no hay camino, se hace camino al andar" :)
Cesky Krumlov, otra de las decenas de fotos que hicimos

La enorme plaza de Ceske Budejovice

Castillo de Hluboka

Cómo? Por dónde???

A ver si alguno nos traducís que decían en el Lidl...

Ya habíamos pagado cuando entramos en la pensión...

Kofola, la coca-cola local

Ups

El ayuntamiento de Stribro, una preciosidad

Escapándonos de oooootra tormenta

Bicharraco de Chequia

Las casitas medievales de Cheb

Y vuelta a Deutschland!!

9 comentarios :

  1. Me quedo con ganas de ver alguna foto de Âs...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ăs era tenebroso por sus gentes, no tenían cara de querer ser fotografiados...

      Eliminar
  2. El salto ese de la portada ¿es un truco de la fotógrafa o es que la bici te da alas? Claro, tendrás las piernas bien fuertes. Qué bárbaro.
    En las plaquitas del suelo pone Fanta, verdad?
    Un día de estos os escribo un mail largo y os cuento cosas. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El mérito del salto..., lo tiene la fotógrafa (y además el salto fue, como no podía ser de otra manera, espectacular)

      Eliminar
  3. Hola hermanitos :-) El salto yo diria que lo hace desde la barandilla,jeje. Por lo drmas,me sigue pareciendo que la vieja Europa es una preciosidad. Seguid asi, a lo mejor convenzo a Josetxo para visitarla. :-* Muuuuchos muxus Bel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Barandilla..., esa desconfianza en mis capacidades atléticas me duele...

      Efectivamente, la vieja Europa es una maravilla. Polonia, donde estamos ahora, mantiene el nivel...

      Eliminar
  4. Bien , bien ya veo que todo muy bonito , pero necesitamos alguna aventurilla .
    Vais a las discotecas del lugar ????
    Solo cerveza , ni un gin tonic ???
    Cuantas veces os perdeis ??? y quien encuentra el camino , es Bego ???
    En fin algo que veamos que sois humanos que ya esta bien de dar envidia .
    Vuestro querido pastorcico .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aventurillas, de momento, pocas, que estamos en Europa. Paciencia...
      Discoqué???
      En la cuna de la cerveza beber otra cosa es un crimen
      No nos perdemos nunca..., el GPS es una maravilla
      Uno de los objetivos del viaje es dar envidia
      Abrazo, pastor...

      Eliminar
  5. Hola viajeros.
    Echo de menos una foto de Bego comiendo...dolo sale el largo zampando.
    Por si no lo conoceis ,os recomiendo el castillo de Karlstejn en Karlstejn.No se si os pilla de camino, esta cerca de Praga.
    Hola Elsa, que tal estas?
    Que tengais un buen viaje.
    Saludos de Huercanos

    ResponderEliminar