20 de julio de 2014

Que al pan lo llamen "pain", vale; que al vino lo llamen "vin", bueno...

... pero que al queso, que sabe a queso y que se ve claramente que es queso, lo llamen "fromage", no tiene ni pies ni cabeza, ¿no?

Viñedos de Borgoña bajo amenaza de tormenta
Efectivamente, se nos está ablandando la sesera. Será por tanto pedaleo, todo el tiempo bajo el sol, ya se sabe. Tanto es así que, en fin, no se lo digáis a nadie pero..., nos da un poco de vergüenza reconocerlo..., hasta nos están cayendo bien los franceses. Ea, ya está dicho. Tremendo, ¿no? ¿Será algún virus que habremos pillado por ahí?

Lo cierto es que la gente saluda al ciclista durante todo el día -bon jouuuur-, con ese canturreo tan francés; en las tiendas son amables y serviciales; la gente te ayuda a encontrar las rutas; en los bares se enrollan contigo preguntando por el viaje,... En fin, que la gente es maja. Será verdad esa leyenda que dice que los inaguantables son los parisinos...

Ñami-ñami, pasta-pasta

Cambiando de tercio, lo que he dicho antes sobre "todo el tiempo bajo el sol" mudó durante unos días. Todo el buen tiempo del que disfrutamos en junio se ha convertido en mal tiempo en julio, con lluvia y frío cuasi invernales. Ello nos ha obligado a quedarnos un par de días "amostazados"en Dijon y tres en Besançon, a ver si amainaba un poco. Algo que no ha ocurrido (ha seguido lloviendo), pero por lo menos hemos disfrutado de ambas ciudades, muy atractivas las dos.

Hasta las vacas nos saludan
Además de estas ciudades llenas de historia, oferta cultural y gastronómica, otra preciosidad de esta zona (para situaros, las regiones de Borgoña y Franco Condado) son sus canales: Lateral del Loira, del Centro, de Borgoña, del Saona al Rin... A veces discurren paralelos a los ríos u otros canales, otras veces los cruzan (muy curiosos los canales-puente..., ver un barco navegando encima de otro no deja de sorprender). Por las esclusas, de las que hay cientos y que rompen la monotonía del generalmente exuberante verdor del camino, suben y bajan bastantes barcos, casi todos ellos de turistas. Nos saludamos también con un "bon jouuuur", aunque sean rusos, canadienses, alemanes, checos o ingleses. Los identificamos porque la mayoría siente la necesidad de proclamar su nacionalidad y coloca su bandera en el mástil... Bueno, hasta cierto punto nosotros también, con las simpáticas ovejas en nuestras alforjas.
Canal sobre canal

El rodar junto a los canales hace que avancemos rápidamente,  pues no hay cuestas, todo es bastante recto, casi siempre los caminos están asfaltados y la señalización -sobre todo en este último tramo- es excelente, así que no nos perdemos... casi nunca.
Kilómetro cero del Loira

Volviendo a los atractivos turísticos (aunque este blog no pretenda ser una guía de viaje, de algo habrá que hablar), Alsacia nos ha encantado con sus pueblecitos como de cuento, arreglados hasta su último detalle, flores por todas partes y esa mezcla de culturas francesa y alemana que, entre otras cosas, se traduce en que casi todo pichichi es bilingüe, los pueblos tienen nombres cuasi impronunciables y, en fin, algunas veces se habla de choucrout y otras de Sauerkraut.

Ah, y "en llegando" a Mulhouse coincidimos con el Tour: nos portamos bien y les dejamos ganar. Ya me gustaría verle al Contador ese con nuestras alforjas...

Bueno, que nos gustó tanto Alsacia que decidimos apartarnos un poco de la ruta Eurovelo 6, que nos hubiera llevado de Mulhouse directamente a Basilea, para en su lugar subir un poco hasta Colmar y, desde ahí, cruzar a Freiburg y meternos de lleno en la Selva Negra alemana. Todo ello ocurrió ya hace unos días; ahora os escribimos a orillas del lago Constanza -o Bodensee, como lo llaman los alemanes, suizos y austriacos, que comparten sus orillas-, disfrutando del excelente tiempo y bañándonos en las aguas del Rin y de varios lagos. Pero de esto ya os hablaremos más adelante.

Abrazos
La gran Francia agrícola

Oficina de Correos de Digoin

Vista desde el camping de la "Costa de Oro" de Borgoña

Pueblos de postal

Canal sobre el Loira

Parte vieja de Dijon

El hospicio de Beaune, todo un lujo ponerse enfermo

Los bidegorris de los canales

Puerta de la catedral de Dijon

Mostazas de Dijon


Con la colada hecha, a disfrutar del atardecer "borgoñés"
Colmar, toda una sorpresa

Cicloturistas asiáticas

Cruzándonos con el Tour de France

Pueblo de la Alsacia francesa (y escultural cicloturista)

Formación de maquinistas de tranvías CAF en Besançon


6 comentarios :

  1. Que chulada de fotos tio!!!!, habeis hecho un cursillo o algo asi o que. Me encantan. Que camara estais utilizando?
    Ah!, a Bego ya le vemos bastante mas "escultural" también, se ve que se ha cortado con los bollería franchute.;)
    A seguir asi, saludetes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El truco es sencillo: una buena cámara compacta, que las híbridas y las reflex ya sabes tú bien lo que pesan, rodearse de maravillas, y sacar decenas y decenas de fotos para la desesperación de Hugo, y para que alguna salga bien. Luego las subes a "google fotos" y ellos hacen el resto con sus mejoras automáticas, y esos chinitos que tienen dentro de sus servidores. La cámara es la sony RX-100 de hace un par de años, parece ser que la última versión, la RX-100iii es la bomba.

      Respecto a mis redondeces, que ya os vale, tanto en el blog como en los mensajitos privados, deciros que las sigo cuidando con muuucho cariño, que la bollería francesa ha sido sustituida por panecillos de semillas mil, tartas espectaculares de cerezas y manzanas, que los helados en Germany son aún más baratos, y que como no te ponen la jarra de agua gratis en la mesa como en Francia, pues para pagar agua, mejor me bebo medio litro de cervecita rica de trigo alemana con mis comidas. Son reservas para cuando llegue el crudo invierno.

      Visto lo visto, no pienso quitarme el casco en ninguna foto hasta pasar por la pelu, que os arrancáis con mis canas y me dejáis sin ninguna! :)

      Eliminar
    2. ¡Así se habla, muchacha! Échale valor y haz algo que seguro que hace tiempo que te apetece: córtate el pelo bien corto! esta es la ocasión para un corte a lo garçon! (el ripio ha sido sin querer), aunque ya has salido de la France. Audrey Hepburn hacía eso en ,,Vacaciones en Roma".

      Eliminar
  2. ¡Jopé, qué envidia! Hugo, a ver si dejas de chupar cámara y sacas alguna foto tú.
    Cuidado con el estrés.

    ResponderEliminar
  3. Preciosas las fotos y muy bien todo lo que contáis, pero si los franceses os tienen secuestrados y os obligan a escribirlo meter algún código en el próximo post para que podamos ir a rescataros. Lo de hablar bien de nuestros vecinos me hace sospechar ;)

    ResponderEliminar
  4. Coincido con el comentario general ¡qué fotos tan preciosas!. y, todo hay que decirlo, qué bonita y pintoresca es nuestra vieja Europa. no me extraña que encante a los demás continentes. Y todo está tan limpio. en las fotos que sacáis no se ve ni un papel en el suelo!
    besos

    ResponderEliminar